INFORMACIÓN FAMILIAR

Se había hecho solitario, nada comunicativo, no tenía interés por nada, fue perdiendo contacto
con las personas, incluso las de su alrededor…

(B. Bombín, Manual del Ludópata)

¿Te has sentido alguna vez así?

El familiar es la “víctima inocente” en toda adicción. Sin haber sido el causante, ha de enfrentarse a un brusco e inesperado problema que le llega desde su entorno más cercano y que por tanto le produce una angustiosa y amarga situación.

Cuando aún se está gestando la adicción, el familiar ignora que ocurre, lo achaca a la crisis, a malos momentos, a su mal carácter incluso, pero no es hasta que esta adicción está en su pleno auge, cuando se “ha tocado fondo” o cuando simplemente el enfermo se confiesa como tal, cuando el familiar identifica la raíz de su problema y es entonces cuando verdaderamente se desmorona su persona y su entorno, es entonces cuando se da cuenta de que tiene un problema.

Es en ese preciso momento cuando el familiar debe de buscar ayudar y comenzar verdaderamente su proceso de recuperación personal y en paralelo, el proceso de rehabilitación del adicto.

El primer paso, como hemos dicho anteriormente, es informarse y para ello es importante contar con la ayuda de profesionales y de personas que hayan pasado por una situación similar y que conozcan las dificultades que conlleva. Desde L.A.R, te ofrecemos orientación, apoyo y un tratamiento individualizado, pues tú necesitas ayuda igual o más que el propio afectado.

Nos gustaría hacer hincapié en que es importante que asumáis que formáis parte activa en la rehabilitación de la persona afectada, sois su “apoyo”, su bastón para ayudarle a seguir adelante y no perderse en el camino.

Enhorabuena por la decisión de levantaros y seguir caminando, ánimo para el viaje, tenéis todo nuestro apoyo y sobre todo pensad que: “Esta permitido caer, pero es obligatorio levantarse